Óptica Lagovisión

Miopía: “la pandemia silenciosa”

La miopía es un defecto refractivo del ojo que impide ver bien los objetos lejanos, como consecuencia de enfocar las imágenes por delante de la retina, mientras que los más cercanos siguen estando nítidos.

Puede definirse también como un exceso de potencia de refracción de los medios transparentes del ojo con respecto a su longitud, por lo que los rayos luminosos procedentes de objetos situados a cierta distancia del ojo convergen hacia un punto anterior a la retina.

 La miopía es un factor de riesgo que puede progresar a miopía magna (más de 6 dioptrías) siendo una de las principales causas de discapacidad visual y la primera causa de afiliación a la ONCE.

 La miopía es una condición ocular que hace aparición a partir de los 5-6 años y no deja de crecer hasta los 14-16 años.

Estos son algunos de los factores de riesgo de progresión de miopía que se conocen actualmente:

  • Etnia asiática: La etnia asiática parece tener factores que predisponen a los jóvenes a graduaciones más altas que las etnias caucásicas o africanas.
  • Padres miopes: Los hijos de padres miopes tienen más posibilidades de padecer una miopía más severa.
  • Menor de 9 años: cuanto más jóvenes aparece la miopía, mayor peor es el pronóstico de su evolución.
  • Carga de trabajo en cerca: cuanto  menor es la distancia de trabajo, mayor es la demanda de enfoque. Hay múltiples estudios que relacionan mayores niveles educativos con mayores niveles de miopía.
  • Tiempo al aire libre: La cantidad de actividades al aire libre, deporte, entretenimiento o paseo,  ha sido durante varios años uno de los factores que más se han valorado en el control de miopía. Está demostrado que pasar más tiempo al aire libre ayuda a que no aparezca la miopía o a que su progresión sea menor.
  • Cambios de graduación: cuando vemos variaciones de graduación de más de 0,75 en un año o menos de tiempo lo ideal es plantear directamente el control de miopía. Cada año que dejemos pasar puede suponer para el futuro de esa persona un incremento en el riesgo de padecer patologías oculares asociadas.

Cada año hay más miopes y con miopías más altas, esto significa que aumenten las probabilidades de padecer problemas oculares graves como son las maculopatias, desprendimientos de retina, cataratas, glaucomas, debido al exceso de longitud axial del ojo. Por tanto, da lugar a complicaciones oculares que pueden ocasionar ceguera independientemente de la cantidad de miopía.

1 de cada de 10 miopes desarrollará miopía magna.

 Tratamiento – ¿Cómo se corrige la miopía?

La miopía no tiene cura, los tratamientos más comunes son:

o   Lentes oftálmicas

o   Lentillas convencionales

o   Cirugía refractiva

o   CONTROL DE MIOPÍA

¿Por qué es importante frenar la miopía?

Se calcula que en el año 2050 el 50% de la población mundial será miope y entre los más jóvenes habrá pocos que no lo sean al igual que ocurre actualmente entre algunos grupos de poblaciones jóvenes de China, Singapur y otros países asiáticos.

 Por esa razón, las únicas estrategias que han demostrado, según evidencia científica, ralentizar la progresión de la miopía son:

1. Lentillas de ortoqueratología u orto-k para frenar la miopía en niños

  • Estas lentes de contacto     rígidas permeables al gas de uso nocturno son una buena opción de control de miopía en niños y existen múltiples estudios con evidencia científica de máxima calidad que así lo avalan.
  • No sólo ayudan a frenar el aumento de la miopía sino que también hay usuarios a los que ya no les aumenta la miopía pero que prefieren usar este sistema en lugar de utilizar lentillas durante el día.
  • Con esta alternativa de tratamiento de la miopía está demostrado con evidencia científica máxima que se puede conseguir que la miopía aumente entre un 40% y un 60% menos que si se usan gafas o lentes de contacto sin ser de control de miopía.

2. Lentillas blandas de doble foco para tratamiento de la miopía

Se trata de lentillas diarias con un doble foco que proyectan una imagen central en el plano de nuestra retina y un desenfoque miópico en la retina periférica. Es decir, la imagen queda nítida en el centro mientras que en la periferia queda por delante de la retina con un ligero desenfoque. De esta forma, el niño/a tiene una visión correcta de las imágenes y su ojo no recibe el estímulo de seguir creciendo.

Los estudios realizados hasta la fecha con estas lentillas Misight que prescribimos a nuestros pacientes, han demostrado reducir la progresión de la miopía en niños un 59% de media.

·        90% de los niños manifiestan comodidad a la hora de ponerse y quitarse las lentes por sí mismos.

·        Los resultados de los estudios se muestran comparables a los de técnicas como la Orto-K o la atropina, sin los efectos secundarios de esta última.

o   Efectividad evitando el crecimiento del ojo: 52%

 3. Control farmacológico mediante el uso de gotas de atropina

Esta es la tercera alternativa de tratamiento que también tiene una evidencia científica 1A. Sin embargo, lo que no está tan claro es que sucede cuando se deja el tratamiento ya que los estudios indican que aparece un efecto rebote bastante potente y la miopía aumenta más rápidamente al pararlo.

Es una opción válida y simple que requiere del uso de gafas o lentes de contacto y la supervisión del tratamiento por parte de un oftalmólogo.

 4. Lentes oftálmicas de desenfoque periférico.

Y recientemente, se ha empezado a comercializar en el mercado español, una lente oftálmica (miyosmart). Ya están disponibles en Óptica Lagovisión las nuevas lentes MiYOSMART para el control de progresión de la miopía. Es una novedosa lente oftálmica diseñada específicamente para corregir la miopía y ralentizar su progresión.

Las lentes MiYOSMART gracias a su tecnología D.M.I.S. (Defocus Incorporated Multiple Segments) patentada por HOYA , ralentizan la progresión de la miopía de media un 60%

¿Cómo funcionan estas lentes ?

La lente MiYOSMART tiene una zona de visión central de 9,4 mm que aporta una visión nítida y una zona de tratamiento de 33 mm con múltiples segmentos, similares a un panel de abeja con adición de +3,50 dioptrías que ayuda a mantener la imagen periférica en retina, consiguiendo así ralentizar la progresión de la miopía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.