Óptica Lagovisión

Lentes ocupacionales en la oficina

En nuestros días son muchas las personas que pasan gran parte de su jornada laboral frente a la pantalla de un ordenador. Durante horas, los ojos deben fijar su atención alternándola entre la distancia corta (cuando se mira el teclado o los documentos que se encuentran sobre la mesa) y la intermedia (la distancia a la que se encuentra la pantalla del ordenador). En centímetros podríamos hablar de un máximo de 80 centímetros y un mínimo de 30. La vista del trabajador oscila entre una distancia cercana y una intermedia.

Los músculos ciliares, que se sitúan en el interior del ojo, se encargan de modificar la forma del cristalino con el fin de lograr una correcta acomodación y enfoque de la visión a todas las distancias. Si en la oficina, delante de una pantalla, únicamente utilizamos la visión cercana e intermedia, estamos forzando los músculos ciliares.

Para que los músculos puedan relajarse, es necesario que, cada cierto tiempo (20 minutos), hagamos una pequeña pausa (20 segundos) para mirar hacia lo lejos(20 pies = 6metros). Es una manera de relajar la tensión muscular y evitar que se desarrolle fatiga ocular. Es lo que se conoce como la regla: 20/20/20

Mirar por la ventana, fijando la mirada en un punto lejano, es una buena opción tanto en la oficina como si se trabaja en casa, donde el espacio suele ser pequeño y las paredes no se sitúan a una distancia suficientemente lejana.

Presbicia y lentes ocupacionales

La presbicia o vista cansada se desarrolla a medida que vamos cumpliendo años. A partir de los 40 años podemos empezar a desarrollar problemas para enfocar correctamente los objetos que se encuentran a una distancia cercana.

Las gafas de lectura son la mejor opción para que las personas con presbicia (présbitas) puedan enfocar los objetos cercanos y realizar actividades tan habituales como leer, escribir o realizar trabajos manuales sin esfuerzo.

Sin embargo, trabajar frente a un ordenador obliga al présbita a utilizar sus gafas de lectura para leer los documentos y a quitárselas para leer en la pantalla del ordenador. Se trata sin duda de algo molesto, incómodo y que puede terminar provocando fatiga ocular y dolor de cabeza.

La solución a este problema pasa por el uso de lentes ocupacionales. Estas lentes están diseñadas para ver correctamente a dos distancias; cortas e intermedias. Se podría decir que es una lente similar a las progresivas pero para espacios próximos.

Este tipo de lentes, acompañadas de un tratamiento con anti reflejante azul mejoran el confort visual evitando la fatiga ocular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.